Xavier Llegorreta
rss feed
Spanish

El mal que causa la envidia

Bildergebnis für envidia de los pobres

En estos días he tenido una experiencia con los pobres muy singular y me es importante poder compartirla.

Se trata de la envidia del pobre. Envidia es el deseo de obtener algo que posee otra persona y que uno carece. Se trata, por lo tanto, del pesar, la tristeza o el malestar por el bien ajeno.

La envidia puede surgir cuando hay una escasez de algo o son muy difíciles de obtener. En mi voluntariado con los marginados, los pobres, los desempleados, los que perciben baja renta en mi labor en la distribución de los alimentos (www.frankfurter-tafel.de) veo quienes la envidia los corroe por dentro.

Esta doble condición de desear algo que no se tiene y pretender obtenerlo a partir de lo que otro tiene, hace que la envidia cause infelicidad y dolor a aquel que experimenta el sentimiento. El envidioso no se conforma con obtener algo, sino que quiere producir mal a la persona que tiene lo que él envidia. Y es aqui donde me  quiero detener: me preocupa que los pobres, que van aumentando en la sociedad consumista y rica en estos tiempos, aumente. Las formas de expresión de la envidia son innumerables. Por ejemplo, críticas, murmuración, injurias, desdén, rechazo, agresiones, dominio, represión, humor negro, rivalidad, difamación, venganzas…

El envidioso es un insatisfecho que, con frecuencia, no sabe que lo es. Por ello siente secretamente mucho rencor contra las personas que poseen algo (belleza, dinero, sexo, éxito, poder, libertad, amor, personalidad, experiencia, felicidad…) que él también desea pero no puede o no quiere desarrollar. 

Por eso la envidia es una defensa típica de las personas más débiles en cualquier sentido. En cuanto más infantil, neurótica o insatisfecha es una persona, tanto más envidiosa resultará necesariamente. Y si los pobres aumetan….la envidia sólo se curará madurando la personalidad y resolviendo las propias carencias. La persona madura no envidia a nadie.

Comentarios

  1. Qué buen Blog. Me cae porque estoy en el número de los pobres…y con muchos deseos insatisfechos…que me pueden provocar este bajo sentimiento. Lo tendré muy en cuenta para medir mi madurez y personalidad, no cayendo en estas funestas consecuencias que sólo le causarán mas daño a mí la primera, privándome de la alegría del compartir aún lo poco que pueda tener o conseguir con esfuerzo, si logro al fin tener un empleo digno. Me he dado de plazo julio para ello. Esto puede ser fuente de ver a otros que están mejor y envidiarlos.
    Me mantendré vigilante para no caer en todo lo que se nos enseña en este Blog, siempre didáctico y práctico para decisiones y opciones de la vida de cada día, de los que vamos llevando el peso de esta sociedad cada vez más en crisis de valores de todo tipo.

  2. El riesgo que tenemos los hombres estando heridos y debilitados en lo más profundo del ser, es el ceder a esos bajos instintos de nuestro natural desordenado. Entre ellos, la envidia lleva la batuta. Somos tan codiciosos y nos amamos casi siempre desordenadamente a nosotros mismos, que nos parece que es una amenaza cualquier «bien» que veamos en otros, aún en los más cercanos y que amamos…Esa es nuestra batalla. Eso somos y conocerlo y saberlo, ya es mucho logro para estar alerta y no dejar que nos juegue una mala pasada.
    Convencerme de que si dejo que en mi vida vaya tomando más fuerza el AMOR, estas otras malas inclinaciones irán también cediendo el paso al que vaya haciéndose más fuerte.
    Es una cuestión de paciencia y comprensión consigo mismo, algo que casi nadie enseña hoy; que bueno fuera que nuestros niños y jóvenes encontraran quién fuera sembrando en ellos esto tan valioso para que así, el mundo que les vamos dejando, crezca cada día más en esa cultura del encuentro, de la que habló con tanta claridad en su discurso a las entidades de la sociedad en Paraguay, el querido y tan popular en los medios, el Papa Francisco. Es un testimonio el suyo, muy a tener en cuenta, así como sus enseñanzas, su reciente encíclica que nos ayuda a COMBATIR ESTOS PREJUICIOS QUE CAUSA LA ENVIDIA…para que nos convenzamos que solo creciendo en fraternidad, comprensión mutua, aprecio y disposición para ayudarnos, podremos hacer más feliz nuestra vida y la de todos aquellos con quienes vamos de camino, peregrinando en el tiempo, en este corto momento que es nuestra vida, donde libramos todos los días esa batalla decisiva entre el AMOR y la ENVIDIA; entre la VERDAD y la MENTIRA; entre la VIDA y la MUERTE.

  3. avatar Daniel Chaverría

    Ese pecado nos está llevando a la ruina.
    Debemos tomar decisiones claras y contundentes para no dejarnos llevar de los bajos instintos que nos llevan a ello, sino sublimarlo con la mejor actitud de saber compartir la alegría de que le vaya bien a los otros: eso a mí me enriquece, no me causa perjuicio. Es una forma de hacerle contrapeso a la envidia.

  4. Es muy triste esta realidad que nos aqueja a todos los seres humanos.
    Por más que vemos lo negativo que es, no logramos del todo, vernos libres de ello.
    Ya es un avance el tomar conciencia de ello. Blog como este hacen mucha falta y lamentablemente escasean.

  5. Es una debilidad que está tan arraigada en la naturaleza humana, que pocos son los que se ven libres de ella.
    Sus tentáculos invaden todas las áreas de las personas, los negocios, las familias, etc.
    Es cuestión de estar atentos para que no nos enrede en sus engaños, ya que siempre se presenta atractiva y reivindicadora de derechos, por lo cual es fácil que caigamos en ella, creyendo que tenemos la razón al hacerlo.
    En un ambiente de pobreza es más fácil por las NECESIDADES generalizadas de todos y que cada uno piensa que la suya es la más urgente y la primera que hay que solucionar. Se recurre entonces a cualquier medio.

  6. Ay, Dios mío, qué verdad. Los hombres, cuándo nos daremos cuenta del mal que nos hacemos no buscando siempre AYUDARNOS, con todo lo que conlleva de gratificación personal?
    Pero solo después de largas y penosas batallas lo iremos conquistando. No debemos cansarnos de intentarlo y de combatirlo en nuestro medio, con los que estamos y compartimos a diario.
    Qué buen Blog.

  7. Es uno de los males que mas daño causa en todo grupo social. Por eso se nos dijo, lo que vale para todas nuestras debilidades y fragilidades humanas:
    «Velad y orad, para no caer…»

Deja un comentario...

Puedes usar estos HTML atributos y etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.