Xavier Llegorreta
rss feed
Spanish

Dime qué ves en la televisión y te diré quien eres.

Bildergebnis für dime lo que ves en la televisión y te diré quién eres

Es claro que cuando uno visita Latinoamérica se topa con mucha televisión basura y de mala calidad. Su efecto mediático es claro y su expansión preocupante.

Pese al consenso sobre su mala calidad, la presencia creciente en las televisoras latinoamericanas de la telerrealidad y la información rosa preocupa por su claro éxito mediático y su clara expansión.

Los mercados latinoamericanos ha sido invadidos por las telenovelas y por programas de la llamada  telerrealidad, término que define programas estilo Gran Hermano, casos judiciales y chanchullos familiares resueltos por conductoras en el papel de fiscal, u Operación triunfo, entre otros. Su crecimiento es asombroso en Brasil, Colombia, México y Perú, y el impacto crece también en Centroamérica y el Caribe, aunque países como Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela todavía sean focos de resistencia, entre otras razones, por asuntos relacionados con el rumbo y destino que a la comunicación social pretende imponer la ideología de sus gobiernos como en Cuba y Venezuela.

Es difícil exigirle a la televisión contenidos de arte y concientización social, como si se tratara de un centro de estudios. Cuando se habla de televisión no se suele tomar en cuenta la diversidad de canales que existen. Hay programación dedicadas desde a la cultura, el arte y la música hasta al deporte y al más simple entretenimiento.

El entretenimiento banal es peligroso porque alimenta mentes y conciencias superficiales y sin criterio para aprender a juzgar. Siempre manipulativas. Lo que se ve puede reflejar la televisión como ventana de lo cotidiano.

Existe una escasez de manifestación cultural en los medios televisivos porque la lucha por el ofrecimiento superficial de transmisiones es más exitoso y asi complacer al público para que se ‘quede’ en el canal de cada cual. Esto ha hecho a la TV cada vez menos atractiva. Ya ningún productor se interesa por adaptar un cuento clásico, una buena novela o una obra de teatro ‘porque no vende’. Además, la vida acelerada y la ausencia de interés por crecer culturalmente del espectador se refleja en lo que prefiere ver en la televisión, por eso la cantidad de realitys y programas de concursos mediocres y denigrantes. La Televisión es un medio muy poderoso que hay que usar para el mejoramiento humano y no para estancar intelectualmente a las masas.

Comentarios

  1. Cuánta verdad en esto.
    Y los mayores, somos tan ingenuos que no nos fijamos qué ven los niños y jóvenes, y después nos extrañamos de sus comportamientos. Si es que es la Tele la que los forma: sus valores, criterios y hasta sus creencias.
    Y después nos asustamos de ver asesinatos de jóvenes por otros más jóvenes.
    De que se estén utilizando cada vez más a menores para la delincuencia, enseñándoles que la ley NO LOS TRATA COMO A MAYORES, QUE LAS PENAS SON MÁS BAJAS….
    Hasta dónde vamos a llegar?
    Cuándo vamos a despertar?
    Para dónde es que vamos?
    Hacia dónde orientamos a nuestros niños, jóvenes y adolescentes?
    Hasta cuándo le vamos a dejar el protagonismo a los medios más corruptos que formadores?
    Ojalá reflexionemos y actuemos, antes de que crezca en espiral interminable la violencia intrafamiliar, los asesinatos, la violencia en todos los ámbitos, sobre todo con el protagonismo de menores que APRENDEN A SER EXPERTOS, frente a una pantalla de tv.
    Cumplen el título del Blog: «Terminan siendo y haciendo lo que ven sin control en la tele:::!!!»

  2. Cuánta verdad en ello.
    Y somos los adultos los más responsables por no EDUCAR los valores en nuestros hijos.
    Por no formar su inteligencia, explicándoles el por qué de las cosas.
    Formar su conciencia con claridad de elegir siempre el bien y rechazar el mal.
    Formar su voluntad: que todo lo que emprendan lo terminen, cueste lo que cueste.
    Formar su corazón, para que no lo domine el egoísmo sino buscar siempre el bien común.
    Formar su carácter: que tengan metas y altos ideales.
    Formar su espíritu: metiéndoles a Dios en su corazón. Y que el espíritu es por donde contactamos directamente con Él, principio y fin de nuestras vidas.
    Solo con estos valores fundamentales, podrán nuestros niños y jóvenes enfrentar, sin confundirse, esta sociedad tecnológica que quiere atraparlos en sus redes.

  3. Somos nosotros mismos los que debemos ser jueces de nuestros actos.
    Somos nosotros los que debemos coger el control y no dejar que nos manipulen los medios con tanta desvergüenza.
    Y somos responsables de nuestros niños y jóvenes.
    Despertemos y actuemos, antes de que siga creciendo este flagelo de la manipulación barata de las conciencias.

  4. Estamos siendo manipulados sin darnos cuenta. Eso es más peligroso todavía.
    Solo tomando conciencia de sus actos y decidiendo por sí, podrá el hombre ser mejor aprovechando las riquezas de la tecnología para su servicio, no para que lo usen ellas a él a su placer esclavizándolo.

  5. avatar Monjas visitandinas

    Qué buena reflexión: para que estemos atentos en lo que dejamos entrar por las ventanas del alma.

  6. avatar Monica Chaverria

    Cómo deploramos a la larga el no haber sabido formar a nuestros hijos y haber estado más pendientes de lo que veían y lo que fue formándolos….ya después….las consecuencias son casi siempre irreversibles, por aquello de la libertad y la emancipación a que los conduce el sistema y la forma de pensar de hoy

Deja un comentario...

Puedes usar estos HTML atributos y etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.